NUESTRO ORIGEN

En 1886 se decide la instalación de una línea férrea entre Puerto Madryn y Trelew, a los efectos de darle salida a los productos de la zona e ingreso a los insumos para el valle.
El Gobierno Nacional (Chubut fue territorio nacional hasta 1959) paga la obra con tierras, otorgando 5 km a cada lado de dicha vía a favor de la Port Madryn, quien además de la administración del ferrocarril, explotaría las mismas con producción de lana.

A comienzos de la década del ´30 los ingleses deciden no continuar con este recurso y salen en venta por medio de subasta pública de todo su campo; 10 km de ancho por 70 km de longitud, desde el Golfo Nuevo hasta el Río Chubut. Para esto, subdividen el área en fracciones de unas 4 leguas cada una.

Don Julio San Miguel adquiere 5,6 leguas, unas 13.000 has. mediante un crédito del Banco de Londres sucursal Madryn, entidad que financiaba estas ventas, la fracción de la costa lindante a nuestra ciudad que tomaba como eje el actual muelle Luis Piedrabuena. Luego de su fallecimiento en 1966 y ante la imposibilidad de seguir explotando el recurso lanero debido a la expansión y cercanía del pueblo, en 1969 se conforma SAN MIGUEL S.A., quien con la llegada de la  ALUAR (Aluminio Argentino), potencia la generación de loteos y parcelas.

En la misma década, los primeros pobladores, interesados en que sus hijos recibieran debida educación, comenzaron a asentar sus familias en Puerto Madryn. Don Julio San Miguel se radica entonces en la calle 28 de Julio al 378 (recordemos que tenía domicilio en Puerto Lobos, donde protagonizó el casamiento nº 1, en el año 1921) y adquiere, crédito mediante, el campo aledaño al pueblo, quien por aquellos años quedaba “muy lejos“ del radio urbano.

Los campesinos llegados desde la zona del Golfo San Matías, de Península Valdés, Punta Ninfas y de la meseta definirían lo que sería Puerto Madryn, apoyados fundamentalmente por el puerto, ya que los llevaba y traía de Buenos Aires.

En décadas siguientes completarían esta definición de Cazoneros (años 40), el Paralelo (años 50), en los ´60 las fábricas textiles y en los ´70 Aluar (Aluminio Argentino) produciría la explosión demográfica que hasta hoy nos comprende.

Y acompañando aquel crecimiento se comienzan a realizar aparcelamientos.